Proporción Aurea en Fotografía

Proporción Aurea para componer buenas Fotografías fácil

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Cómo usar la proporción áurea para hacer mejores fotos? O puede que también te suenen otros términos similares:  espiral dorada, número áureo, número de oro, razón áurea, razón dorada, media áurea, o incluso divina proporción. 


Esta regla a lo largo de la historia se ha utilizado y puede usarse como una herramienta de composición fotográfica muy poderosa, ya que aplicar sus proporciones estéticas proporciona equilibrio de una manera natural y casi inconsciente al ojo humano 

 

Sigue leyendo y te explicaremos cómo usar con unos simples pasos, la espiral áurea, o número dorado para componer tus fotografías.   

Powered by Shutterstock

La proporción áurea nos ayuda a crear composiciones que parecen naturales, orgánicas y agradables a la vista.

Si quieres conocer más detalles matemáticos o históricos detrás de esta proporción puedes echar un vistazo al siguiente enlace, pero no te olvides de volver que el resto de este artículo es muy útil y práctico y lo queremos compartir contigo. Número áureo en Wikipedia aquí.

Así que:

El número Phi o razón áurea es 1,618

Esto llevado a lo más puramente práctico significa que cuando miramos una fotografía basada en la proporción áurea, de forma natural el punto de interés de la fotografía atrae nuestra atención, y  nuestra mirada recorre la imagen siendo dirigida de manera inconsciente a través de ella.

Hay una percepción de belleza cuando un objeto tiene una relación de tamaño 1,618 con respecto a otros próximos a él. Con lo que el mensaje que quieras transmitir al realizar la fotografía llegará directamente a quienes las contemplen.

Usar la proporción áurea en tus fotografías de manera práctica lo puedes hacer mediante la espiral áurea o con la  cuadrícula phi. Que te vamos a explicar a continuación


La cuadrícula Phi

La cuadrícula Phi es la forma más fácil de usar la proporción áurea. Si conoces la regla de los tres tercios (puedes echar un vistazo a nuestro artículo donde lo explicamos y hablamos sobre composición fotográfica aquí), la cuadrícula Phi es muy similar, pero en lugar de ubicar las líneas de forma regular se ubican utilizando la proporción 1 : 1,618 . Es un paso más en la dirección de añadir más equilibrio a tus fotografías.

Si con la Regla de los tercios, dividimos la imagen en dos líneas horizontales que se cruzan con dos líneas verticales. El resultado final es una cuadrícula formada por nueve rectángulos del mismo tamaño. La idea es colocar los objetos de interés cerca o en las intersecciones de cualquiera de las líneas.

La colocación de las líneas es un poco más diferente con la cuadrícula Phi. Los rectángulos resultantes no son los mismos en términos de tamaño. Las filas horizontales superiores e inferiores son las mismas en términos de anchura mientras que la del medio es más estrecha. Lo mismo ocurre con las líneas verticales de la derecha y de la izquierda.

Esta alineación lleva el objeto de interés más al centro que utilizando la Regla de los tercios.

 

Si hubiéramos usado la Regla de los tercios aquí, habría tenido  menos agrupado cerca del centro el interés. Y así el castillo se habría colocado más descentrado en uno de los lados. Habría sido una buena composición pero no tan natural como esta.

En la fotografía de paisajes, suele haber líneas naturales como por ejemplo el horizonte. Intenta colocar el horizonte a lo largo de cualquiera de las dos líneas horizontales y tu imagen conseguirá atraer la atención y por su equilibrio y naturalidad a cualquier espectador.

Por eso la cuadrícula Phi tiene más sentido que la espiral dorada que te vamos a comentar en el siguiente punto, cuando estamos fotografiando paisajes. 


La espiral áurea

La espiral dorada es la evolución de la sección áurea, si quieres conocer más sobre detalles matemáticos o históricos aquí tienes el enlace a Wikipedia donde se explica en detalle.

Lo  interesante y lo que nos ocupa es el uso de esta espiral para hacer grandes composiciones de una manera útil y que te sirvan como un recurso más para hacer tus fotografías.

Echa un vistazo a las imágenes  inferiores, como puedes ver por la espiral superpuesta, el centro de interés de la fotografía es el ojo de la chica, y la espiral dirige nuestra mirada por la luz al resto de la imagen. El cuadrángulo más pequeño  de la plantilla (más abajo te dejamos un enlace para que puedas descargártela en formato .PSD) debe ser el área de la imagen que centra la mayor atención.

Lo ideal es que la imagen debido a la luz, o a otras circunstancias sea guiada de manera natural por la espiral.

Ten en cuenta que el centro de la espiral (el centro de interés) no tiene por qué estar en la esquina superior derecha, como la de la fotografía de arriba.  Puede estar en cualquier parte de la imagen, dependiendo de tu composición y de lo quieras transmitir con la fotografía.

 

Sabemos que estar haciendo la fotografía y estar imaginando a su vez una espiral es muy complicado. Lo mejor es comenzar haciendo fotos pensando en la cuadrícula áurea que es más sencilla de imaginar. Pero te recomendamos que para objetos curvados te animes a componer inspirándote es una espiral que dirija nuestra mirada en la dirección de la entrada de la luz en la escena, o de otros motivos de la imagen.

 

Por lo tanto si puedes, haz la foto de tal manera que las curvas de la imagen sigan las de una espiral dorada imaginaria. De esta manera el ojo del espectador irá directo al objeto de interés y seguirá su expansión natural dentro de la fotografía.

 

Para superponer la imagen a captar con una espiral o una cuadrícula Phi, algunas cámaras con visor digital permiten hacerlo. Así podrás superponer la escena con una rejilla Phi o una espiral. Pero generalmente, es mucho más fácil que edites a posteriori la imagen resultante para que consigas el efecto deseado.

Muchos programas de edición te permiten añadir una rejilla. Por ejemplo con Photoshop o programas de fotografía más concretos como Lightroom puedes hacerlo. 

Poco a poco según hagas más fotos te será más fácil componer fotografías sin siquiera necesitar la espiral o la rejilla. Tal y como se cuenta que hacía el pionero de la fotografía Cartier-Bresson. Sus fotografías están compuestas de manera que la espiral dorada está siempre presente. Y simplemente observando alguna de sus magníficas instantáneas asombran al espectador por su naturalidad. Para hacer sus fotografías usaba una cámara Leica  ya que el poder de su fotografía está en la composición.


Dominar la composición es una tarea que puede seguirse perfeccionando siempre. Con lo que no te preocupes si alguna fotografía tuya crees que puede mejorar en este aspecto.  

A veces más de una  técnica puede funcionar para una misma imagen. Otras veces en cambio es una la que mejor se adapta. Así que pueden tenerse resultados diferentes  para una misma situación. Dominar las diferentes técnicas de composición te da la habilidad de tomar las decisiones correctas para cualquier situación o fotografía que tengas en mente.

 

Plantilla – Espiral áurea- Photoshop

Plantilla – Cuadrícula Phi – Photoshop


Conclusión

Aún hoy en día se atribuye un carácter estético a los objetos cuyas medidas guardan la proporción áurea. Algunos incluso le dan una explicación mística.

Nosotros no entramos en eso, pero las fotografías inspiradas en esta proporción tienen un impacto y un natural atractivo. Ya sea por tradición o por las reglas que rigen la naturaleza y que las matemáticas y el pensamiento humano han descubierto o le han dado forma a lo largo de la historia.

Esperamos que el artículo te haya gustado y que te resulte útil para componer tus fotografías. ¡A ponerlo en práctica !

5/5

Deja un comentario

gogotick
Volver al inicio del Blog

Artículos que te podrían interesar

Artículos recientes