Megapíxeles Megabytes y Resolución de imagen

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Megapíxeles, megabytes y resolución de imagen, son términos confusos para alguien no experto en tecnología o en cámaras digitales. A menudo, parece que quieren decir lo mismo, y la gente usa estas palabras indistintamente de forma intercambiable. Desafortunadamente, eso no es lo correcto, los megapíxeles, los megabytes y la resolución son todos aspectos diferentes de las fotos, y conocer la diferencia entre ellos puede ayudar a mejorar tu flujo de trabajo y a entender mejor la fotografía digital.


Las diferencias entre megapíxeles, megabytes y resolución de imagen se explican mejor entendiendo lo que cada uno significa por su cuenta. Los megapíxeles son una medida del tamaño de una imagen digital y representan cuántos píxeles hay en la imagen. Los megabytes son una medida del tamaño de un archivo digital, que puede cambiar dependiendo de ualgunos factores. La resolución es una medida de cuántos píxeles hay en una imagen digital y está estrechamente relacionada con los megapíxeles, aunque la resolución también puede variar.


Las diferencias entre los tres son bastante sutiles, y el usuario medio no necesita conocer don demasiada profundidad ninguno de ellos. Sin embargo, como fotógrafo digital, puede ser muy útil usar los nombres correctos para tener las cosas claras y fáciles de entender. Profundizar en algunas de las diferencias hace todo mucho más fácil.



¿Cuáles son las diferencias entre los megapíxeles, megabytes y la resolución?


Si bien cada uno de los tres es importante para determinar cómo se verá una imagen final, los megapíxeles, los megabytes y la resolución son cada uno distinto y a menudo representan una etapa diferente en el proceso de la fotografía digital.


Una manera rápida de pensar en cada uno de los tres es la siguiente:

  • Los megapíxeles representan cuántos píxeles puede capturar la cámara en una imagen.
  • Los megabytes son el tamaño del archivo de una imagen, o cuánto espacio ocupa
  • La resolución es el número de píxeles de una imagen, y puede cambiar dramáticamente después de editarla si la foto fue recortada o alterada.

Como pueden ver, cada uno representa una idea o paso diferente en el proceso de la fotografía digital. Los megapíxeles son realmente importantes solo en la cámara, los megabytes son importantes para determinar el almacenamiento, y la resolución es importante al crear el producto final.


Buceando en detalles sobre los megapíxeles

Los megapíxeles miden cuántos píxeles capturará una cámara en una imagen. Este número es generalmente fijo, y el número de megapíxeles de una cámara, o MP, no puede ser mejorado sin cambiar a un cuerpo de cámara completamente nuevo. Un megapíxel es un millón de píxeles.


Las cámaras modernas a menudo tienen al menos 10MP, o 10 megapíxeles, aunque este número puede ser mucho mayor. 10MP significa que las fotos capturadas por la cámara son de 10 millones de píxeles. Esto puede parecer mucho, pero ese número no es tan grande como se puede pensar.


El número de píxeles de una imagen se calcula determinando el número de píxeles de la altura por el número de píxeles de ancho. Para una cámara de 10MP, esto significa generalmente que el ancho de una imagen mide aproximadamente 2.592 píxeles, y la altura mide 3.888 píxeles. Cuando multiplicas estos números juntos para crear un rectángulo, el número resultante, o cantidad total de píxeles, es de unos 10 millones de píxeles.

Piensa que una pantalla de computadora promedio tiene 1.920 píxeles de ancho por 1.080 píxeles de alto. Una imagen de cámara de 10 megapíxeles ni siquiera duplica eso, por lo que las cantidades no son increíblemente altas.


Cuanto mayor sea el número de megapíxeles de una cámara, más nítidas serán las imágenes en general. Como se ha dicho, la mayoría de las cámaras modernas tienen al menos 10 megapíxeles, y para muchos usuarios eso debería ser más que suficiente. Las cámaras a menudo tienen rendimientos decrecientes en el conteo de megapíxeles simplemente debido a que muchas pantallas no tienen suficientes píxeles para mostrar adecuadamente las tomas con muchos megapíxeles.


Al considerar la importancia de los megapíxeles en tus fotos, evalúa dónde terminan tus fotos tradicionalmente. Si se ven digitalmente o en impresiones de tamaños pequeños, los megapíxeles no son tan importantes. Si estás tomando fotografías para vallas publicitarias, impresiones grandes o pantallas digitales enormes con altas resoluciones, te interesa invertir en una cámara con un MP más alto de lo normal.


Los megapíxeles determinan cuán nítida será la imagen inicial de la cámara. A medida que los archivos se vuelven más claros y tienen un mayor número de píxeles, el tamaño de una imagen generalmente también aumentará. Este aumento en el tamaño afecta a los megabytes, y aunque uno influye en el otro, extrictamente no tiene por qué ser una causa directa de un mayor número de megabytes.


¿Qué son los megabytes?

Los megabytes son una medida del tamaño de un archivo digital. En relación con la fotografía, esto es cuánto espacio ocupa una foto en una tarjeta de memoria o disco duro.


Los megabytes se representan con la sigla MB, de forma similar a como los gigabytes, otra medida del tamaño de los archivos, se representan con GB. Cuanto más grande es un archivo, más bytes ocupa.


Los números, cuando se trata de almacenamiento, suelen ser muy altos, ya que 1 megabyte es igual a 1.000.000 de bytes. Los bytes son increíblemente pequeños y casi nunca se usan para medir el tamaño de los archivos, así que no te preocupes por ellos ya que no se suelen usar. En cambio los megabytes son muy comunes, especialmente en la fotografía, y la mayoría de los discos duros se miden en gigabytes, 1 GB es igual a 1.000 MB y un Terabyte (TB) es igual a 1.000 GB.


Puede ser útil pensar en un disco duro o tarjeta de memoria como en un gran almacén. En este almacén puede caber dentro de él un cierto volumen de cosas. Diferentes objetos, o archivos, ocuparán diferentes cantidades de espacio. Una vez que el almacén, o la tarjeta de memoria, está lleno, no puede caber más. Administrar cuántos megabytes tiene una foto es importante para poder almacenar adecuadamente las imágenes y los documentos que las acompañan.

El tamaño de los archivos de imagen puede variar ampliamente y cambiará dependiendo de algunos factores. Los factores principales son:


  • Resolución de la imagen
  • Formato de la imagen en la que está guardada
  • Compresión de la imagen

La resolución de la imagen puede representarse como cuántos píxeles están presentes en ella. Cuantos más haya, más grande será el archivo y más megabytes tendrá. En general, es mejor guardar las imágenes finales en la resolución en la que serán usadas para optimizar el espacio. Si no, guardar las imágenes en la resolución más alta posible puede servir en el futuro, pero se te puede agotar rápidamente el espacio.


Los formatos de imagen pueden importar mucho cuando se trata de megabytes. Las dos formas de imagen más comunes son JPEG y PNG. A su vez cada una de ellas tiene más opciones y ajustes que pueden ahorrar en calidad o tamaño de la imagen, el formato JPEG generalmente produce archivos de menor tamaño. Otro formato de imagen común es RAW, que resulta en los tamaños de archivo más grandes pero también que mantiene la calidad más alta.


Uno de los últimos factores en el tamaño de los megabytes es la compresión de la imagen. Cada formato de imagen puede ser guardado con diferentes ajustes, lo que a menudo resulta en una mayor o menor compresión de la imagen. Cuanto menos megabytes ocupa una imagen, menos calidad conserva la imagen. Por ejemplo, si una imagen de alta calidad y sin pérdidas ocupa 1,6 MB, una imagen comprimida puede ocupar mucho menos pero causar una caída en la calidad, esta caída puede ser impercertible al ojo humano. nosotros utilizamos esta web para comprimir las imágenes, puedes modificar la compresión y comprobar si el resultado es todavía de suficiente calidad para ti.


Con los discos duros modernos que llegan a más de 1TB, o 1000GB, el tamaño de los archivos es raramente una preocupación para cualquiera que no sea un fotografo entusiasta o para la fotografía profesional. Aún así, vale la pena tener en cuenta las mejores prácticas en el tamaño de los archivos para que tus imágenes se mantengan lo más nítidas posibles sin causar una carga excesiva y sin sentido en tu sistema de almacenamiento.


¿Por qué es importante la resolución?

La resolución es el número de píxeles que están presentes en una imagen digital. A nivel superficial la resolución de la imagen es simplemente otra medida de los megapíxeles. Si bien esto es técnicamente cierto, hay más que eso, y conocer algunos detalles clave sobre la resolución ayudará a que tus imágenes se vean mejor.


Cuando la gente habla de resolución, generalmente están discutiendo el tamaño final de una imagen. Por ejemplo, si una imagen está destinada a ser usada como fondo de pantalla de una computadora, guardar la imagen con una resolución de 1920x1080 tiene sentido. Aunque son posibles resoluciones más altas, suponiendo que la cámara que tomó la foto tuviera suficientes megapíxeles, simplemente no es necesario en este caso. Cuando las imágenes se guardan con una resolución más alta que la que puede mostrar la pantalla, se pueden cortar o comprimir partes más tarde, aunque cambiando el tamaño original.


La resolución de una imagen puede ser de cualquier tamaño pero siempre con el límite de los megapíxeles de la cámara que tomó la foto. Aunque es posible aumentar la resolución por encima de los megapíxeles de la cámara, esto resultará en una caída significativa de la calidad y casi nunca vale la pena. Si se están editando o cosiendo múltiples imágenes, la resolución en la que se puede guardar la imagen puede ser tan alta como el total.


La resolución necesaria de una imagen puede cambiar dramáticamente dependiendo de algunos factores como: el recorte, la edición, el uso que tendrá finalmente la imagen y otras consideraciones que deben tenerse en cuenta.


Mientras se trabaja con una imagen, manténla a la mayor resolución posible. Una vez que la imagen esté editada y lista para ser enviada, considera guardar la imagen en una resolución diferente. Esto asegurará que la imagen se vea de la manera que deseas, incluso si un cliente o espectador tiene una pantalla diferente. Además, las resoluciones más altas ocupan más espacio en el disco duro, o más megabytes, y esto puede incrementar el espacio ocupado rápidamente.



¿Cuántos megapíxeles necesita mi cámara?


Cuando se trata de elegir este es el factor más importante de los tres, aunque muchas veces es simplemente na preferencia personal. Ya que cada uno juega un papel extremadamente importante en la determinación de cómo saldrán tus imágenes. Prestar atención a todas las facetas de la producción de imágenes digitales es vital para producir un trabajo de alta calidad.


Dicho esto, lo más importante a la hora de elegir una cámara es que se sirva para su proposito sea sencilla y efectiva. Los megapíxeles son el factor más importante de elos tres al elegir una cámara. El tamaño de la imagen en megabytes siempre puede ser comprimido y la importancia del almacenamiento probablemente será determinada por una tarjeta de memoria, que es intercambiable entre cámaras y dispositivos. La resolución también es importante, pero eso debe ser considerado al editar las fotos, lo que casi seguro ocurrirá con programas de edición fuera de la cámara.


Es importante asegurarse de que tu cámara puede producir fotos de calidad con suficientes megapíxeles. Si no, algunas fotos fantásticas podrían ser inutilizables simplemente por ser borrosas o demasiado pequeñas para cualquier uso moderno. Esto generalmente no será un problema con las cámaras modernas, pero si estás usando alguna cámara antigua como las primeras cámaras digitales es algo que hay que tener en cuenta.


A pesar de la importancia de los megapíxeles, el número de megapíxeles no es la marca de una gran cámara. Obtendrás un mejor valor por dólar invirtiendo en lentes y equipo de mayor calidad, en lugar de elegir la cámara con el mayor número de megapíxeles. Una vez que hayas alcanzado aproximadamente 10MP, todas las fotos deberían estar bien para la mayoría de los trabajos. Échale un vistazo a nuestro artículo sobre la importancia de los megapíxeles donde hablamos de esto aquí.


Ocasionalmente, se tendrán que tomar fotografías para ser mostradas en enormes formatos. En momentos como estos, es importante tener incluso una cámara de mayor megapíxel para tomar las fotografías. Las situaciones en las que esto puede surgir son por ejemplo:


  • Fotografías impresas de todos los tamaños.
  • Fotos destinadas a grandes pantallas como los teatros o las exhibiciones al aire libre
  • Fotos en las que se necesita hacer un zoom sobre un rasgo específico en la post-producción

Todas estas situaciones justifican el uso de una cámara de mayor megapíxel, ya que puede hacer las imágenes más claras en estos grandes tamaños o introducir más variedad en las ediciones de post-producción. Por lo tanto, es importante considerar cómo se verán o se utilizarán tus fotografías cuando te preguntes cuántos megapíxeles necesita tu cámara.


Fotos impresas

Si estás planeando imprimir tus fotos, es muy probable que necesites una cámara con muchos megapíxeles. Esto se debe a varios factores, pero el más importante es lograr 300 PPI. PPI significa pixeles por pulgada Pixel Per Inch (o PPP), y es una medida de cuán densa es una fotografía. Esencialmente, esta es la resolución de impresión de una foto y determina cuán borrosa o clara es la imagen.


Para lograr una impresión clara de una foto, el PPI recomendado es de 300. En cualquier cantidad menor que esto, las imágenes se vuelven borrosas y pierden muchos detalles. Por eso, si alguna vez has tratado de imprimir una imagen de Internet, es probable que salga más borrosa de lo esperado. La mayoría de las imágenes son exportadas y terminadas a 72 PPI, lo que funciona maravillosamente para la visualización digital pero que se vuelve inaceptable para las fotografías impresas.


En un giro ligeramente confuso, también hay un aspecto de megapíxeles y resolución llamado DPI(Dot Per Inch), o puntos por pulgada. Esto es cuántos puntos de tinta coloca una impresora por pulgada y está estrechamente ligado a PPI.


Debido a la densidad de píxeles requerida para lograr fotografías impresas de alta calidad, incluso las impresiones pequeñas requieren una cámara con muchos megapíxeles.


La fórmula básica para calcular cuántos megapíxeles se necesitan para imprimir fotografías y a qué tamaño, es la siguiente:


Ancho de impresión x 300 x Largo de impresión x 300.


Esta fórmula asegura que cada pulgada de una fotografía impresa tendrá 300 PPI.


Usando esta fórmula, algunos tamaños de impresión comunes necesitan el siguiente número de megapíxeles para impresiones de calidad:


Tamaño de la impresión en pulgadas

Megapíxeles Requeridos

4 X 6

2.2 MP

5 X 7

3.2 MP

11 X 14

13.9 MP

16 X 20

28.8 MP


En caso de duda, es mejor hacer una comprobación de las cámaras para asegurarte de que se cumplen los requisitos para impresión en la más alta calidad.


Visualización de pantalla grande

Para la visualización en pantalla grande, vale la pena utilizar las fotos de mayor megapíxel. Esto es menos importante que para la impresión de fotografías ya que el modo de visualización sigue siendo digital, pero se aplican las mismas razones; es importante que las fotografías sean claras y nítidas.


Los megapíxeles necesarios para una visualización digital clara están en realidad ligados a la resolución de la pantalla, más que al tamaño en sí mismo. Aún así, para la mayoría de los intentos y propósitos, las pantallas más grandes tendrán resoluciones más altas. Como es poco probable que sepas la resolución exacta necesaria para ciertas pantallas, es mejor utilizar en estos casos siempre las cámaras con muchos megapíxeles.


Esta otras son probablemente las razones menos comunes para necesitar cámaras de mayor número de megapíxeles. Sin embargo, para estos casos son necesarias:


  • Fotos destinadas al uso en museos
  • Fotos documentales para mostrar en pantalla gigante o cines
  • Proyecciones al aire libre de fotografías a gran escala

Si estás planeando tomar fotos de naturaleza u otro tipo que más tarde pueden ser compradas, es mejor estar seguro y usar una cámara de un megapíxel lo más alto posible.


Zoom de postproducción

Para muchos fotógrafos, la capacidad de hacer zoom y mantener una foto clara es la mejor razón para invertir en cámaras de muchos megapíxel. La capacidad de acercarse claramente y reenmarcar una foto en la post-producción puede salvar fotografías y ayudar a capturar detalles más claramente.


Aunque no es una herramienta en la que la mayoría de los fotógrafos prefieran confiar, la realidad es que los errores ocurren. Tener una cámara de muchos megapíxeles permite reenmarcar y guardar un disparo, en lugar de tener que desecharlo.


La razón por la que una cámara con muchos megapíxeles es necesaria para esto es para asegurar que la imagen no se vuelva borrosa. Cuando se reencuadra una fotografía digitalmente, suceden dos cosas. Una, parte de la foto se recorta, reduciendo el tamaño total. Dos, la imagen se amplía. Tener más píxeles en la foto, lo que solo ocurre a través de tener una cámara que permite más megapíxeles en primer lugar, hace que ambas cosas sucedan sin una reducción perceptible en la calidad.


Este truco puede ser usado de varias maneras, incluso cuando no es necesario. Los detalles se pueden encontrar y enfocar ya que de otra manera se perderían, o elementos sacados y reposicionados sin perder calidad. A medida que las cámaras se han vuelto más avanzadas y capaces de capturar más detalles, el número de cambios disponibles durante la edición también ha crecido.


Ser capaz de hacer zoom después de la toma abre otra vía de creatividad para que los fotógrafos trabajen y proporciona una gran razón para invertir en una cámara con muchos megapíxeles.



¿Qué tamaño deben tener mis archivos de imagen?


El tamaño de los archivos cambia dramáticamente dependiendo de la resolución de la imagen, el formato, la edición, la compresión y otros factores. El rango general para los tamaños de las fotografías es de 1 a 6 MB por fotografía. Si se utiliza un formato profesional como el RAW, el promedio aumenta de 12 a 66 MB por disparo.


Cuando se guardan imágenes o se transfieren imágenes de la cámara a un ordenador, es muy recomendable guardarlas con la mayor calidad posible. Cuanto mejor sea la calidad de la imagen, mayor será el tamaño del archivo. Por lo tanto, si estás haciendo grandes cantidades de fotografías, es probable que valga la pena invertir en una tarjeta de memoria y disco duro lo suficientemente grandes.


Deberías trabajar con la más alta calidad de imagen disponible durante la edición para que la mayoría de las opciones estén abiertas para ti. Por ejemplo, en una foto sin comprimir, es probable que puedas hacer un zoom y reenmarcar una foto sin perder calidad. Sin embargo, en una foto que ya ha sido comprimida a un tamaño más pequeño, hacer esta misma acción podría resultar en que la foto se vuelva borrosa y de baja calidad.


Hay tres factores importantes a considerar cuando se calcula el tamaño del archivo de una imagen. Estos son:


  1. El tamaño de la fotografía
  2. El formato de la imagen
  3. La compresión de la imagen

Cada uno de ellos tiene un peso significativo en el tamaño del archivo de una imagen, y se pueden hacer ciertos cambios en cada nivel para permitir un uso eficiente del espacio en las tarjetas de memoria y en los discos duros.


Tamaño de la fotografía

La dimensión de la fotografía es uno de los factores más importantes que afectan en el tamaño de los archivos de imagen. Cuantos más píxeles estén presentes en una imagen, mayor será el tamaño del archivo. Esto significa que las cámaras de mayor megapíxel producirán archivos más grandes que otras cámaras.


Hay poco que hacer hasta después de la edición para reducir el tamaño de un archivo en este caso. Es importante mantener tantos píxeles como sea posible mientras se edita y se toca la foto para que haya muchas opciones disponibles. Una vez que una imagen ha sido editada con éxito, la resolución puede ser reducida a una cantidad aceptable para un almacenamiento más fácil.


Cuando consideres reducir el tamaño de una imagen, piensa dónde se verá. Si la imagen va a ser impresa, especialmente en tamaños grandes, tocar la resolución podría ser desastroso. Sin embargo, si la imagen está destinada a ser vista digitalmente o subida a un sitio web, reducir el tamaño a números razonables es lo más inteligente. Esto resultará en tiempos de carga más rápidos y permitirá que más imágenes quepan en el disco duro.


Formato de la imagen

El formato en el que se guarda una imagen efecta mucho al tamaño del archivo. Algunos formatos, como el RAW, no están pensados para un almacenamiento prolongado debido a la cantidad de espacio que ocupan. En su lugar, se recomienda guardar las tomas originales de la cámara en RAW para editarlas. Una vez que la edición haya terminado, guardar la imagen en otro formato como JPEG o PNG no necesariamente generará una reducción real de la calidad y sí un tamaño de archivo mucho más pequeño.


Es importante cambiar el formato de las imágenes según sea necesario para permitir espacio extra o más poder de edición. Es mejor guardar los productos finales en un archivo tan pequeño como sea posible, manteniendo la calidad, y dejar los archivos grandes antes y durante la edición.


Los formatos de imagen más comunes son:


  • RAW - guardado desde la cámara, este formato permite la mayoría de la edición pero es inadecuado para imágenes finales.
  • JPEG - el formato de imagen más común. El JPEG pierde algo de calidad pero es genial para las imágenes destinadas al uso online
  • PNG - Otro formato de imagen común. Los archivos PNG no tienen pérdidas, así que puedes editarlos sin perder calidad. Son archivos de tamaño bastante pequeño.
  • TIFF - el mejor formato de imagen para guardar imágenes para imprimir. Los archivos TIFF son grandes e inadecuados para el uso en la web, pero guardan la calidad excepcionalmente bien.
  • PDF - No es exclusivamente un formato de imagen, los PDFs son fantásticos para compartir fácilmente fotos con otros de una manera de alta calidad y fácilmente accesible. Los tamaños de los archivos son pequeños, también.

Si tienes el espacio disponible, es común guardar las imágenes en dos formatos. Uno en RAW, para que siempre sea posible hacer más ediciones y reformatear, y otro en el formato que se elija. Ten en cuenta que esto puede descontrolarse rápidamente si estás trabajando con cientos o miles de fotografías.


Compresión de imagen

Finalmente, la compresión de la imagen puede ahorrar miles de bytes de espacio cuando se hace correctamente. Este aspecto del tamaño de los archivos es clave para una buena gestión, ya que los archivos pueden fácilmente comprimirse demasiado y perder mucha calidad.


Muchos formatos, como JPEG o PNG, tienen opciones de cuánta calidad se debe mantener mientras se convierte a ese formato. A menudo esto se hace en un deslizador entre la calidad más baja y el tamaño de archivo más pequeño, y la calidad más alta y el tamaño de archivo más grande. Lo que estos deslizadores están realmente ajustando es la compresión de la imagen.


Compresión de imagen es cuando un archivo se reduce en tamaño quitando los píxeles y los detalles de la fotografía. Esto se hace automáticamente por programas con la intención de mantener la mayor cantidad de detalles posibles, aunque es inevitable que se produzcan caídas significativas en la calidad a medida que se comprimen las imágenes.


La mayoría de las veces, esta pérdida de calidad se manifiesta en el desorden de los colores, el empañamiento de los bordes y el desenfoque de los fondos. Para el almacenamiento básico de imágenes o fotografías que no necesitan ser guardadas en formatos de alta calidad, la compresión de la imagen es una de las mejores maneras de ahorrar espacio y megabytes. Ya que muchas veces esta compresión es imperceptible al ojo humano.

5/5

Deja un comentario

Artículos que te podrían interesar